Rate Your Risk
Reduce Your Risk 
 
 
 
 

Servicios médicos
Reduzca su riesgo.

Elija un tema

Coma alimentos más saludables
Sea una persona activa
Medicamentos

Chequeos regulares

Deje de fumar
Limite el consumo de alcohol

Reduzca el estrés
Disminuya su colesterol

Presión arterial
Visite a su médico

No ignore el dolor

Coma alimentos más saludables

Directo y sencillo: limitar su consumo diario de grasa saturada, grasa total, colesterol y calorías, puede ayudarle a reducir el riesgo de contraer una enfermedad cardiaca.

De manera específica, trate de balancear su dieta con alimentos bajos en grasa y ricos en proteínas como la soya, el pescado, el pollo sin piel, carne que no contenga mucha grasa y productos lácteos libres de grasa o al 1%.

Consuma más granos enteros, frutas y vegetales, junto con alimentos ricos en fibra soluble (avena, salvado de trigo, chícharos secos, frijoles, cereal y arroz). Los alimentos ricos en ácidos grasos Omega-3, dentro de los cuales están el pescado, el salmón salvaje, el atún, los aceites de pescado y algunos frutos secos, pueden ayudarle a reducir su colesterol y ayudarle a mantener un corazón saludable.

Regresar al inicio de la página

Sea una persona activa

Los estudios continúan comprobando que estar activo durante al menos 30 minutos al día, puede mejorar su salud en general.  Hacer ejercicio con regularidad disminuye su colesterol, mejora el flujo sanguíneo y los niveles de oxígeno, y puede ayudarle a perder peso.

Aunque esté apresurado (y quién no lo está), aun así usted puede incorporar actividad física a su rutina diaria.

Vea estas recomendaciones.

Regresar al inicio de la página

Medicamentos

Algunos medicamentos, al ser combinados con dieta y ejercicio, pueden ayudarle a reducir sus niveles de colesterol, a mejorar su circulación y a fortalecer su corazón.  Hable con su médico para saber qué es lo que le conviene.

Conozca más acerca de medicamentos disponibles.

Regresar al inicio de la página

Chequeos regulares

Si usted corre el riesgo de sufrir complicaciones en el corazón o si tiene antecedentes  familiares de enfermedades cardiacas, hable con su médico para saber cómo reducir su riesgo.  La detección temprana es una de sus mejores defensas.

Las personas mayores de 20 deben chequear su colesterol una vez cada cinco años.  Los hombres mayores de 35 años y las mujeres deben monitorear su colesterol con mayor frecuencia, especialmente si sus niveles se ubican en rangos más altos.

Regresar al inicio de la página

Deje de fumar

Si usted fuma, abandonar este hábito reducirá en gran medida los riesgos a su salud, además del riesgo de tener un ataque cardiaco, enfermedades coronarias, endurecimiento de las arterias, derrame cerebral, enfermedades crónicas de los pulmones y cáncer.

Abandonar el hábito de fumar no es fácil, sin embargo, la necesidad de resaltar su importancia no puede ser minimizada.  Haga clic aquí para conocer estrategias que puede utilizar para dejar de fumar de manera exitosa.

Regresar al inicio de la página

Limite el consumo de alcohol

El consumo excesivo de alcohol ha sido asociado a varios trastornos en la salud, los cuales incluyen presión arterial alta, niveles altos de triglicéridos, insuficiencia cardiaca y otros.  Para gozar de una salud óptima, las mujeres deben consumir no más de un trago al día; los hombres deben limitar su consumo a no más de dos tragos al día.

Averigüe si tiene problemas con el alcohol consultando a Alcohólicos Anónimos y responda las preguntas para saber si AA es para usted o no.

Regresar al inicio de la página

Reduzca el estrés.

Saber manejar el estrés puede ayudarle a reducir el riesgo de sufrir graves complicaciones en el corazón al disminuir la presión arterial, junto con la cantidad perjudicial de hormonas del estrés en su torrente sanguíneo.

Además de realizar modificaciones a su dieta y estilo de vida, usted también puede reducir su estrés practicando varias técnicas de relajación.  Aquí puede encontrar una lista completa.

Regresar al inicio de la página

Reduzca su colesterol.

El primer paso para reducir su colesterol debe ser adquirir hábitos alimenticios saludables.  Es más fácil de lo que usted piensa.  No tiene que dejar de comer sus comidas favoritas, sólo consúmalas en menor cantidad.  De igual manera, trate de cambiarse a alternativas más saludables como frutas y vegetales, pescado asado o a la parrilla y pechuga de pollo sin piel, carne roja menos grasosa y alimentos ricos en fibra como avena, pan integral y manzanas.

Disminuir grasas saturadas como las que se encuentran en las comidas fritas, el helado, la mantequilla y los panes y reposterías, además de limitar su consumo de alimentos altos en colesterol como las yemas de huevo, ciertas carnes y mariscos, le ayudará a mantener bajo su colesterol.

Otras formas para controlar el colesterol son la meditación, el ejercicio y dejar de fumar.

Regresar al inicio de la página

Presión arterial

La presión arterial alta normalmente puede controlarse haciendo cambios en el estilo de vida como perder peso, en caso de que usted tenga sobrepeso, dejar de fumar y limitar su consumo de grasa, sodio, cafeína y alcohol.

Si los cambios que haga en su estilo de vida, por sí solos, no controlan su presión arterial, es posible que usted necesite medicamentos.  Pregunte a su médico si esto le vendría bien.

Regresar al inicio de la página

Visite a su médico

Si corre el riesgo de contraer alguna enfermedad cardiaca o si tiene antecedentes familiares de enfermedades cardiacas, visite a su médico con regularidad.  Otros factores como la obesidad, la diabetes, ataques cardiacos, derrame cerebral o presión arterial alta también aumentan el riesgo de contraer enfermedades cardiacas.  Si usted se ubica en esta categoría de mayor riesgo, consulte a un cardiólogo antes de cumplir 55 años de edad.

Regresar al inicio de la página

No ignore el dolor

Muchas muertes causadas por ataques cardiacos pudieron ser prevenidas si se hubieran descubierto y tratado a tiempo.  Si siente cualquiera de los siguientes signos indicativos de alarma, llame al 9-1-1 inmediatamente.

  • Cualquier sensación de presión que lo incomoda, sensación de estrujamiento, de llenura o dolor en el pecho que dura más de varios minutos o que desaparece y regresa. 
  • Dolor o molestias en cualquiera de los dos brazos, la espalda, el cuello, la mandíbula o el estómago. 
  • Dificultad para respirar, con o sin dolor en el pecho. 
  • Sudor frío, náuseas o mareo.

Regresar al inicio de la página

 

 
 
 
 
 

Hahnemann University Hospital | 230 N Broad St, Philadelphia, PA 19102