Breast Cancer 
 
 
 
 

Como la segunda principal causa de muerte por cáncer entre las mujeres estadounidenses en la actualidad (2), el cáncer de mama habitualmente adopta una de dos formas, comenzando en los conductos (ductal) o en las glándulas o lóbulos (lobular) antes de propagarse por el tejido cercano. El carcinoma ductal invasivo representa alrededor del 85% de los cánceres de mama.

Los tumores malignos pueden propagarse a través del cuerpo mediante las glándulas linfáticas. Por eso es totalmente crucial la detección temprana.

Afortunadamente, la mayoría de los bultos en el seno no son cancerosos. Tales tumores de mama benignos, si bien son un crecimiento anormal del tejido, no se propagan más allá de la mama y no son amenazadores para la vida.

Conozca sus factores de riesgo

Si bien la causa del cáncer de mama es aún desconocida, una cantidad de factores puede aumentar su riesgo de contraerlo. Algunos son inevitables, en tanto otros pueden ser minimizados mediante cambios en el estilo de vida y controles regulares.

Edad y sexo

Las mujeres son casi 100 veces más susceptibles a la enfermedad que los hombres. Conforme una mujer envejece, su factor de riesgo aumenta, y casi el 80% de los cánceres de mama ocurren entre mujeres de de más de 50 años. Los riesgos son generalmente los menores para las mujeres de menos de 40 años, y los mayores para las mujeres de más de 70 años.

Asimismo, ciertos genes en el cuerpo de una mujer pueden cambiar conforme envejece, llevando a un riesgo mayor de contraer cáncer de mama.

Historial personal y familiar

Si ha tenido cáncer antes, el riesgo es mayor de que vuelva a contraerlo.

El riesgo de cáncer de mama también es mayor entre las mujeres con historial familiar de cáncer de mama, específicamente una madre, hija o hermana con un historial de la enfermedad.

Raza

Las mujeres de piel blanca tienen un riesgo significativamente mayor que las mujeres africano-americanas, aunque las mujeres africano-americanas tienen más probabilidades de morir a raíz de la enfermedad. Los riesgos son menores para las mujeres asiáticas, hispanas e indígenas norteamericanas.

Ciclo menstrual

Las mujeres que comenzaron a menstruar antes de los 12 años, o que experimentan la menopausia después de los 55, tienen un riesgo ligeramente mayor de cáncer de mama.

Control de natalidad y embarazo

Estudios reciecntes han demostrado que el uso de píldoras de control de natalidad puede causar ligeros incrementos en el riesgo de cáncer de mama.

Las mujeres que nunca han estado embarazadas, o que han tenido su primer hijo después de los 30 años, tienen un riesgo ligeramente mayor de cáncer de mama. Quedar embarazada más de una vez y a una edad temprana reduce el riesgo de cáncer de mama, como también lo hace el amamantamiento.

Terapia de Reemplazo Hormonal (HRT)

Usando una combinación de estrógeno y progesterona, HRT durante más de varios años puede aumentar su riesgo de cáncer de mama. El riesgo regresa al normal cinco años después de poner fin a la terapia. Los estudios indican que el uso de HRT parece reducir la efectividad de las mamografías, lo que dificulta la detección del cáncer de mama en sus etapas más tempranas.

Consumo de alcohol

El aumento del consumo de alcohol aumenta su riesgo. Más de dos tragos por día aumenta el riesgo a una vez y media más que para aquellas personas que no beben para nada. Aquellas personas que toman un trago por día tienen un riesgo apenas ligeramente mayor de cáncer de mama.

Dieta y ejercicio

El sobrepeso aumenta su riesgo de cáncer de mama, especialmente después de la menopausia, y si el aumento de peso –especialmente en la cintura— ocurre en la adultez.

El ejercicio, empero, puede reducir su riesgo de cáncer de mama. De acuerdo con un estudio reciente, apenas dos horas y media por semana de caminata enérgica redujo el riesgo en 18 por ciento. El ejercicio prolongado lo redujo incluso más.

 
 
 
 
 

Hahnemann University Hospital | 230 N Broad St, Philadelphia, PA 19102