Trasplantes de riñón y reno-pancreáticos 
 
 
 
 

Hahnemann ha mantenido su programa de transplante de riñones desde que realizó uno de los primeros trasplantes renales en Filadelfia, a mediados de la década de 1960. Actualmente, este programa incluye trasplantes de páncreas y riñones.

La unidad tiene ocho camas y cuenta con un personal de enfermeras especialmente capacitadas, que mantienen y apoyan los protocolos científicos actuales, atendiendo a los pacientes de trasplantes. Dos coordinadoras de enfermeras certificadas de tiempo completo trabajan exclusivamente con estos pacientes, junto con un equipo de cirujanos especializados y con el personal de apoyo médico, para dar un seguimiento a los pacientes antes, durante y después del procedimiento.

Hahnemann es una de las pocas instituciones que hace trasplantes de órganos pediátricos a receptores adultos. Además del área de pacientes internos, el programa cuenta con una sala a donde acuden los pacientes para biopsias, terapia de infusión con antibióticos y otros tratamientos.

Guía para el trasplante reno-pancreático

¿Quién puede ser candidato a un trasplante de riñón?

Los candidatos para transplante de riñón son las personas con insuficiencia severa del riñón. Esto incluye a pacientes antes de someterse a la diálisis, los que va a comenzar someterse a la diálisis o que ya iniciaron el tratamiento con diálisis.

Para pacientes con diabetes Tipo 1, o juvenil, que estén enfermos del riñón, el trasplante reno-pancreático puede ser una mejor alternativa que la terapia con diálisis e insulina. Un trasplante combinado de órganos le da independencia, pues ya no requerirá inyecciones diarias de insulina, además de que puede evitar complicaciones posteriores debidas a la diabetes.

¿Tiene alguna ventaja hacerse un trasplante?

Un trasplante de riñón exitoso ofrece a los pacientes enfermos del riñón volver a disfrutar de un estilo de vida normal. Los pacientes de trasplantes llevan una vida plena, libres de la diálisis, las restricciones en la dieta y en los líquidos, las limitaciones cuando viajan y la atención médica frecuente. La tasa de éxito actual para trasplantes de riñón es de aproximadamente 90 por ciento en un año y es aún mayor cuando un familiar dona el riñón.

¿Cuáles son las responsabilidades del paciente para mantener un trasplante de riñón?

Las personas enfermas del riñón son enviadas por su nefrólogo o la enfermera que les hace la diálisis, a un centro de trasplantes. Los pacientes se someten primero a una evaluación médica y quirúrgica, y después se les considera para el trasplante. Después del trasplante, los pacientes necesitan seguir un plan de tratamiento estricto que consiste en medicamentos inmuno-supresores que se toman diariamente para evitar el rechazo. La necesidad de estos medicamentos es absoluta y persiste durante toda la vida del trasplante.

Durante los primeros tres meses, se monitorea muy de cerca a los pacientes en Hahnemann University Hospital. Después, los pacientes regresan para recibir atención médica de su nefrólogo principal y de su medico familiar, regresando a Hahnemann para monitorear su terapia contra el rechazo cada tres a seis meses.

¿Cuál es el proceso de evaluación?

Una visita inicial al centro de trasplantes, que consiste en una junta con el cirujano de trasplantes, el nefrólogo, los coordinadores, las trabajadoras sociales y los consultores financieros. Los pacientes se someten a una extensa evaluación médica. Muchas de las pruebas médicas requeridas se pueden realizar localmente, en colaboración con el médico de cabecera del paciente.

La buena salud más que la edad es el factor más importante para determinar si el paciente es idóneo para el trasplante.

¿Existen complicaciones para el trasplante?

Los incentivos de un trasplante incluyen someterse a un procedimiento quirúrgico para que se coloque un órgano nuevo en el cuerpo. Además, los pacientes deben tomar medicamentos inmuno-supresores que bloqueen el sistema inmunológico, que es el responsable de los rechazos. Estos agentes aumentan el riesgo de infecciones, pueden empeorar la hipertensión; pueden elevar los niveles de colesterol y pueden aumentar el riesgo de ciertos tumores. A pesar de estos problemas potenciales, si cuenta con la supervisión médica adecuada de un equipo experimentado, los pacientes viven más y tienen una mejor calidad de vida después del trasplante. Se están desarrollando constantemente medicamentos más nuevos y más seguros. En Hahnemann, se utilizan en forma rutinaria los agentes más nuevos para mejorar el éxito del trasplante y minimizar los efectos colaterales asociados con el mismo. ¿De donde vienen los riñones que se utilizan para trasplantes?

Hay tres fuentes importantes de riñones:

Donación de cadáveres

Este es el tipo más común de trasplante, que se realiza con los órganos que las personas donan al morir. Los riñones se obtienen a través del programa "Gift of Life" de Organ Procurement Organization, que da servicio a Hahnemann University Hospital. Los riñones se asignan según la lista de espera para el trasplante y el tipo de sangre. La distribución de riñones donados es muy equitativa y se hace conforme a las normas de las políticas federales, que aseguran un acceso igual para todos los pacientes que necesitan órganos. El programa "Gift of Life" es muy activo y permite que se hagan los trasplantes en el menor tiempo posible. Debido a que hay un mayor número de pacientes enfermos del riñón que necesitan riñones donados, el tiempo promedio para recibir trasplantes es actualmente de unos tres años.

Donaciones de parientes vivos (LRD)

Cualquier familiar puede donar un riñón, no importando que tan lejana sea la relación genética. Existen muchas ventajas cuando un familiar vivo dona un riñón. En primer lugar, el paciente no tiene que esperar el riñón. En segundo lugar, la donación de riñones de personas vivas funciona inmediatamente, permitiendo que pronto se les dé de alta del hospital. En general, los riñones LRD duran más y funcionan mejor que los riñones de cadáveres. Finalmente, ya que hay una buena concordancia genética, el receptor necesitará menos terapia inmuno-supresora.

Donadores vivos no emparentados (LUD)

La esposa, el marido o una persona muy apegada, por ejemplo, un buen amigo, puede donar un riñón al paciente. Estos riñones también tienen mucho éxito y funcionan casi tan bien como los riñones de parientes.

Todos los donadores potenciales vivos primero se someten a una evaluación médica extensa para asegurar que se encuentran en buenas condiciones físicas y que son donadores adecuados. Las personas saludables que donan un riñón no tiene efectos perjudiciales a largo plazo en la salud. Además, la cirugía con laparoscopia ha hecho que la donación sea una cirugía de afectación mínimas permitiendo una rápida recuperación y poder regresar a las actividades normales.

¿Cómo funciona el proceso de verificación de compatibilidad entre donador y receptor?

El tipo de sangre determina la compatibilidad para los trasplantes de riñón. Los donadores y receptores de riñones con tipos de sangre compatibles se someten a pruebas posteriores para evaluar la compatibilidad del “tipo de tejido” con una prueba que se llama Compatibilidad cruzada. En esta prueba, el suero del receptor se mezcla con las células sanguíneas del donador. Si el suero del receptor no mata las células del donador, se dice que la prueba es "compatible" y el trasplante se puede llevar a cabo. Se pueden hacer pruebas al receptor con muchos donadores potenciales antes de encontrar una coincidencia y algunas “coincidencias de tipo de tejido” pueden ser mejores que otras. La edad, el sexo o la raza del donador y del receptor no son factores determinantes para tener una coincidencia cruzada que tenga exitosa.

Una vez que se saca el riñón del donador, se puede conservar durante 24 a 48 horas. Cuando se selecciona un receptor, se transporta el órgano al centro de transplante del receptor. ¿Qué sucede durante la cirugía de trasplante?

Se hace una incisión en la parte inferior del abdomen bajo anestesia general. El riñón se coloca en el lado derecho o izquierdo y se anexa directamente junto a la vejiga. No se elimina el riñón natural. La operación generalmente se hace en dos a cuatro horas.

¿Qué puede esperar el receptor después de la cirugía?

Generalmente, después de uno o días de realizada la cirugía, el paciente se puede levantar de la cama, y a los tres días puede llevar una dieta normal. El paciente debe comenzar inmediatamente a tomar los medicamentos para controlar el rechazo. Durante su estancia en el hospital, se indica al paciente los medicamentos contra el rechazo que deberá tomar y cómo detectar las señales de rechazo.

Los receptores de órganos deben acudir a revisión dos veces a la semana, durante uno o dos meses después de la cirugía, y con menos frecuencia después de esto. Durante las visitas, se hacen pruebas de sangre para detectar señales tempranas de rechazo y cualesquier efectos colaterales.

¿Quién necesita un trasplante de páncreas y porqué?

Para las personas con diabetes, un trasplante de páncreas les puede ayudar a lograr la independencia de las inyecciones de insulina, a mejorar bastante su calidad de vida y a evitar la evolución posterior de complicaciones derivadas de esta enfermedad. En muchos casos, se lleva a cabo un trasplante de riñón y páncreas debido a que el paciente puede estar padeciendo ya de una insuficiencia en el riñón.

La tasa de éxito que se espera actualmente de un trasplante reno-pancreático es de 80 a 85 por ciento en un año.

¿Cuánto cuesta un trasplante?

El costo promedio de un trasplante se encuentra entre $50,000 a $80,000 dólares, dependiendo de cada caso y del número de órganos que se trasplanten, de las posibles complicaciones y del tiempo de su estancia.

Medicare es la fuente principal de pago de los trasplantes de riñón. A partir del 1° de Julio de 1999, Medicare también cubre los trasplantes de páncreas. Sin embargo, a veces Medicare no cubre algunos costos El coordinador financiero encargado de los trasplantes puede determinar qué es lo que no cubre Medicare y analizar con usted el pago de esos cargos. ¿Quién paga el trasplante?

La forma de pago de los costos adicionales puede incluir:

  • Seguro privado
  • El plan renal del estado
  • Ayuda médica del Estado
  • El paciente

Para mayor información o hacer una cita:
Llame a la División de trasplantes de Hahnemann University Hospital al (215) 762-1857.

Historia de nuestro programa de transplantes

Hahnemann University es una de las instituciones líderes de Delaware Valley en trasplante reno-pancreático. En 1963, Hahnemann se convirtió en el primer hospital en Delaware Valley en llevar a cabo trasplantes de riñón. El equipo actual continúa con esta tradición honorable de brindar una excelente atención al paciente. Cada año, se realizan aproximadamente 80 trasplantes de riñón en Hahnemann para pacientes que viven en Pennsylvania, Nueva Jersey y Delaware. Según los datos estadísticos nacionales de 1998 de la United Network for Organ Sharing (UNOS), Hahnemann logró tener una mayor supervivencia de trasplantes durante tres años.

Las ventajas del Programa de trasplantes de Hahnemann University Hospital son:

  • Supervivencia excelente de los órganos trasplantados.
  • Amplia experiencia con receptores de trasplantes mayores.
  • El primer Programa de transplantes y el de mayor experiencia, en Delaware Valley para cirugía con laparoscopia con donadores vivos.
  • El procedimiento menos agresivo permite una rápida recuperación y poder regresar a todas sus actividades.
  • Uso rutinario de las terapias más modernas para prevenir el rechazo.
  • Todos los medicamentos inmuno-supresores están hechos a la medida del receptor individual para evitar mejor los efectos adversos.
  • Un equipo experimentado dedicado solamente a la atención de los pacientes de trasplantes.

El programa de Hahnemann proporciona un enfoque totalmente integrado para la atención de pacientes, incluyendo médicos, coordinadores de enfermeras, trabajadoras sociales y asistentes financieros.

 
 
 
 
 

Hahnemann University Hospital | 230 N Broad St, Philadelphia, PA 19102