Reduce Your Risk 
 
 
 
 

Algunos riesgos potenciales de cáncer no pueden ser modificados. Por ejemplo, la genética o la historia familiar. Pero algunos pueden ser modificados. Por ejemplo, dejar de fumar, comer más saludable y ser más activo. Y hacerse examinar regularmente, especialmente conforme envejece.

Cáncer de mama

Mantenga un peso saludable

Perder peso reduce los niveles de estrógeno de su cuerpo. Los altos niveles de estrógeno después de la menopausia pueden hacer que las células de las mamas se vuelvan cancerosas.

Comer saludable y mantener su peso bajo control también ayuda a reducir su riesgo de cáncer uterino, cáncer de colon, cáncer de riñón, enfermedades cardiacas, diabetes y derrame cerebral.

Coma más verduras

Comer cinco o más porciones de frutas y verduras por día puede reducir su riesgo de cáncer de mama al aumentar los niveles de la vitamina antioxidante A en su cuerpo. Comer más frutas y verduras también reduce su riesgo de cáncer de colon, cáncer de pulmón, diabetes y derrame cerebral.

Consumo menor de alcohol

Las mujeres que consumen menos de un trago por día tienen un riesgo menor de cáncer de mama, por cuanto el alcohol puede aumentar los niveles de estrógeno de su cuerpo. La limitación del consumo de alcohol también reduce su riesgo de cáncer de colon, alta presión arterial y derrame cerebral.

El nexo con el control de natalidad

De acuerdo con la American Cancer Society, tomar píldoras anticonceptivas aumenta su riesgo de cáncer de mama. Hable con su médico antes de consumir anticonceptivos orales, especialmente si su riesgo es mayor debido a otros factores de estilo de vida o genéticos, o si usted tiene un historial familiar de cáncer cervical o de mama.

Cáncer colorrectal

Exámenes regulares

Las pruebas de exámenes anuales pueden prevenir el cáncer colorrectal con la detección de los pólipos, tumores pequeños y no cancerosos, antes de que se conviertan en cancerosos.

Si su historial familiar incluye cáncer colorrectal, pregúntele a su médico acerca de los exámenes u otras pruebas que podrían reducir su riesgo.

Lea más aquí acerca de las pautas para la detección temprana.

Coma más saludable

Para reducir su riesgo de cáncer colorrectal, reduzca la cantidad de carnes rojas y comidas grasosas que consume, y aumente el consumo de frutas, verduras y alimentos de grano entero. También considere tomar un multivitamínico diario que contenga ácido fólico o folato, y obtener más calcio.

Sea más activo

El ejercicio mejora todas las partes de su vida y puede reducir su riesgo de cáncer colorrectal. La American Cancer Society recomienda al menos 30 minutos de actividad física diaria.

Limite el consume de alcohol

Limitar su consume de alcohol puede tener muchos beneficios de salud, especialmente reduciendo su riesgo de ciertos tipos de cáncer. La gente que consume menos de un trago por día tiene un riesgo menor de cáncer de colon, posiblemente porque el alcohol ayuda al cuerpo a mantener niveles saludables de ácido fólico.

Cáncer uterino

La mayoría de los cánceres uterinos no puede ser prevenido y muchos de los factores de riesgo no son controlables con el estilo de vida. Sin embargo, como ocurre con otras formas de cáncer, hay varias cosas que usted puede hacer para reducir su riesgo general.

Mantenga un peso saludable

El sobrepeso aumenta los niveles de estrógeno de su cuerpo, lo que a su vez aumenta su riesgo de contraer cáncer uterino.

Para reducir su riesgo, baje de peso. Comer saludable y mantener su peso bajo control también ayuda a reducir su riesgo de cáncer uterino, cáncer de colon, cáncer de riñón, enfermedades cardiacas, diabetes y derrame cerebral.

Una dieta alta en frutas y verduras y baja en grasas --especialmente grasas animales-- y carnes rojas puede reducir su riesgo de cáncer uterino. La American Cancer Society recomienda comer al menos cinco porciones de frutas y verduras por día.

Cáncer cervical

Exámenes regulares

Un examen de Papanicolaou es tal vez la medida preventiva más importante para reducir su riesgo de cáncer cervical. Los expertos recomiendan hacerse esta prueba cada tres años, comenzando no después de los 21 años e incluso más frecuentemente si usted tiene un historial familiar de la enfermedad. Una prueba de Papanicolaou puede detectar cambios de célula anormales en el cuello uterino antes de que se conviertan en cancerosos.

Deje de fumar

Como el humo de cigarrillo altera la composición genética de las células del cuerpo, las mujeres que fuman tienen un riesgo mayor de cáncer cervical, entre otras formas de la enfermedad. Dejar de fumar ahora reduce su riesgo, y ofrece muchos otros beneficios de salud.

 Practique sexo seguro.

Protegerse usando condones de látex o un diafragma, junto a una limitación del número de personas con quienes mantiene relaciones sexuales, reduce su exposición al virus del papiloma humano (VPH). Algunas clases de VPH pueden causar cambios en las células del cuello uterino que pueden causar cáncer.

Los científicos creen que las mujeres más jóvenes son más susceptibles a padecer VPH. Por ende, abstenerse de relaciones sexuales a una edad temprana también reduce su riesgo de cáncer cervical, limitando su exposición a VPH.

 
 
 
 
 

Hahnemann University Hospital | 230 N Broad St, Philadelphia, PA 19102